Ruta Toledo Judía

Nuestra ruta se llama Toledo Judía. Vamos a visitar la judería de Toledo, dónde estaban sus casas, dónde iban a rezar, y por dónde se movían.

Cuenta la leyenda que cuando los judíos fueron expulsados de Toledo, se llevaron la llave de sus casas porque esperaban poder regresar pronto. Esas llaves han sido guardadas durante generaciones, esperando poder volver a su casa algún día.

Plaza del Sofer, Toledo
Plaza del Sofer, Toledo – Antonio Soler (CC BY 2.0)

1ª Parada: Puente de San Martín

Vamos a comenzar la ruta de Toledo Judía en una de las antiguas puertas que entraban a la judería: el Puente de San Martín.

Puente de San Martín, Toledo
Puente de San Martín, Toledo – Dan Vaquerizo Molina (CC BY-SA 3.0)

Este puente fue construido en el siglo XIII, aunque sufrió vario daños y tuvo que ser restaurado en el siglo XIV. Para la construcción de este puente es posible que se tomara como modelo el Puente Romano de Alcántara.

El barrio de la judería tomó el nombre de Barrio de Degolladero. El nombre viene de que aquí existiría un matadero que degollaba a las aves y otros animales, según la doctrina judía.


2ª Parada: Puerta del Cambrón

Esta Puerta del Cambrón también fue llamada “Puerta de los Judíos” hasta el siglo XV por ser la más cercana al barrio judío. Tras la expulsión de los judíos a esta puerta también se la conoció como “Puerta de Santa Leocadia”.

Puerta del Cambrón, Toledo
Puerta del Cambrón, Toledo – Dmitry Dzhus (CC BY 2.0)

El nombre de Puerta del Cambrón procede de una planta llamada Cambronera, que crecía junto a ella.

Se cree que esta puerta es de origen visigodo, aunque la que nos encontramos actualmente, en estilo renacentista, es debido a remodelaciones en el siglo XVI.

La puerta consta de dos fachadas, cuatro torreones y dos arcos.

En la fachada interior encontramos una urna con la imagen de Santa Leocadia, patrona de la ciudad de Toledo.


3ª Parada: Sinagoga del Sofer

En la ruta Toledo Judía, las sinagonas son una parte importante.

En Toledo podrían haber existido unas 10 sinagogas. Una de ella es la llamada Sinagoga del Sofer.

Se sabía de la existencia de esta sinagoga, pero no se sabía donde habría estado. Hasta que en unas obras aparecieron unos restos, pero no se supo que eran. A principios del siglo XX, el ayuntamiento quiso hacer obras en la plaza y las nuevas excavaciones dieron con el descubrimiento de los restos de la Sinagoga del Sofer.

Sofer significa escriba en hebreo, persona encargada de traducir la Torá judía.

Esta sinagoga se construiría en el año 1190 y estaría operativa hasta 1391, año en que se producen rebeliones contra los judíos.

Sus restos se encuentran bajo la plaza, y para verlos hay que dirigirse a un lateral de la misma, donde se encuentra la entrada.

Plaza del Sofer, Toledo
Plaza del Sofer, Toledo – Antonio Soler (CC BY 2.0)

4ª Parada: Sinagoga de Santa María la Blanca

La actual Sinagoga de Santa María la Blanca fue la sinagoga mayor de la ciudad de Toledo.

La sinagoga se construye en el año 1180 y funciona como sinagoga hasta 1391, año en que fue expropiada.

Esta sinagoga fue construida en estilo mudéjar. Aunque el exterior de la sinagoga presente sobriedad, el interior presenta grandes decoraciones.

Sinagoga Santa María la Blanca, Toledo
Sinagoga Santa María la Blanca, Toledo – wortofree madrid (CC BY-SA 3.0)

El edificio consta de cinco naves. Cada nave está separada de la anterior por pilares, los cuales descansan en arcos de herradura.

En la actualidad dicho edificio pertenece a la iglesia católica (de ahí su nombre actual), aunque no se realiza culto.

En esta sinagoga actualmente se realizan actividades educativas o culturales.


5ª Parada: Baños judíos del Ángel

El agua es esencial para los judíos. El mikve (baño) sirve para purificar el cuerpo y alma del judío. El ritual del lavado es indispensable antes de cualquier acto importante.

En la ciudad de Toledo encontramos ocho baños reconocibles: uno privado en la casa de Samuel Levi y los demás de uso público. Los baños del Ángel son los mejor conservados de estos ocho.

Los baños del Ángel podrían haber sido en su origen un baño árabe. Se construyeron en el siglo X y son usados hasta la reconquista cristiana.

En estos baños en la actualidad tenemos tres salas: fría, templada y caliente. Además encontramos el hipocausto en el subterráneo.

Baños judíos del Ángel, Toledo
Baños judíos del Ángel, Toledo

6ª Parada: Calle del Ángel

La calle del Ángel recorre lo que era la judería de Toledo.

Los primeros hebreos podrían haber llegado a la ciudad de Toledo en el siglo IV. En el año 589, con el III Concilio de Toledo el rey Recaredo se convierte al catolicismo y empiezan las persecuciones a los judíos.

Tras la reconquista cristiana, en el año 1085, los judíos inician una época de prosperidad. Toledo se convierte en la mayor judería de Castilla.

En 1355 llegan de nuevo los ataques a la judería, debido a la guerra de Pedro I (el Cruel) con Enrique de Trastámara. Y en 1391, a consecuencia de las revueltas antijudías, las sinagogas fueron destruidas o dañadas.

El 16 de julio de 1451 llegan las Ordenanzas en la ciudad de Toledo contra judíos y musulmanes. Tal era la violencia de los cristianos contra las demás religiones, que se promulgó una Ordenanza en la que se les obligaba a llevar distintivos en sus ropas, se les prohibió salir de noche o salir durante las celebraciones cristianas.

En el año 1492 los Reyes Católicos firman un Decreto de Expulsión de los judíos de España.

Calle del Ángel, Toledo
Calle del Ángel, Toledo – Santiago López-Pastor (CC BY-ND 2.0)

7ª Parada: Casa del judío

La siguiente parada de nuestra ruta Toledo judía la hacemos en la casa del judío, en la travesía de la judería nº 4.

En este edificio encontramos lo que sería una vivienda típica de un judío en Toledo en los siglos XIV-XV.

Esta vivienda que vemos aquí cuenta la leyenda que pertenecía al judío Ishaq (Isaac), el cual compraría las joyas a la reina Isabel la Católica para financiar el viaje de Cristóbal Colon a América.

Aunque ha sufrido reformas en los siglos XIX y XX, encontramos dos elementos originales de la época: el patio y el sótano (que albergaría un baño -mikve-).

Sobre el dintel de acceso al mikve encontramos un texto de la Torá: “Gracias Te doy, porque me has respondido”.

El edificio que alberga estas dos joyas judías es privado, y es el Consorcio de Toledo quien organiza las visitas.


8ª Parada: Sinagoga del Tránsito

La Sinagoga del Tránsito o Sinagoga de Samuel Leví fue la última sinagoga construida en la ciudad de Toledo.

Se trata de la más bella y mejor conservada sinagoga medieval.

Artesonado de la Sinagoga del Tránsito, Toledo
Artesonado de la Sinagoga del Tránsito, Toledo – Benjamín Núñez González (CC BY-SA 4.0)

Este edificio se construyó entre los años 1355 y 1357 como capilla del palacio anexo, el cual hoy se ha perdido. Este complejo fue construido para el judío Samuel Leví.

La austeridad del exterior contrasta con la riqueza que encontramos en su interior.

Desde 1964 se ubica en este edificio el museo Sefardí.

Samuel Leví

Samuel Leví destacó en la corte de Pedro I como camarero mayor, y de ahí fue ascendido a tesorero real (almojarife).

Tal era la confianza con el rey, que llegó incluso a guardar el tesoro de la corte en su casa. Los trastámaras (enemigos del rey) organizaron un ataque para saquear la judería y hacerse con el tesoro.

Samuel Leví contaba además con un palacio en la judería de Sevilla.

Generó tantas envidias a su alrededor, que incluso el rey comenzó a dudar de él, y le encarceló y torturó en las Atarazanas de Sevilla, donde finalmente falleció.


Ir al contenido